Matar dos pájaros de un tiro

Nunca mejor dicho. En un partido de voleibol femenino que enfrentaba a dos equipos de universidad, una de las jugadoras termina el punto en la cara una rival y acto seguido, un aficionado que pasaba por al lado de la pista, tropieza con la pelota que sale despedida del pelotazo en la cara anterior.